Lectio Divina 4º Domingo Tiempo Ordinario, ciclo B

Evangelio del día 04 de Febrero: Marcos 1, 21b-28

LECTIO
«… Jesús se acercó, la tomó de la mano e hizo que se levantara ». Ese gesto de Jesús, de cercanía, de compasión, de levantar al caído y enfermo, es el gesto normal y típico del Señor. Y anima a sus discípulos a que estén siempre atentos a las necesidades de los demás, a levantar al caído, a sanar al enfermo, a animar al decaído y postrado. Y en los momentos de agobio y cansancio busca un espacio para la oración, para invocar a su Padre, para pedir fuerzas y voluntad para ayudar a todos.

MEDITATIO
Nosotros mismos, nuestro mundo, todas las personas, debemos saber tender la mano a todos, compartir con los demás nuestra cualidades y dones, nuestra inteligencia, nuestra bondad y amor. Ese es el camino de los cristianos, de los creyentes, de los seguidores de Jesús, de las personas de bien. Esa será la mejor aportación que con fe, alegría y aprecio podremos ofrecer a los demás, en el intento de hacer un mundo mejor para todos. Debemos desechar para siempre, como Jesús, el odio, la violencia, el atropello de los débiles, el abuso del poder, la manipulación egoísta de los demás.

ORATIO
Te damos gracias, Señor, porque estas manos y brazos que nos has regalado en la vida son para trabajar, para abrazar, para compartir los bienes de la tierra, para levantar al caído, para brindar amor y fraternidad. Te damos gracias por los dones e inteligencia que nos regalas, para saber bendecir como tú, para agradecer el don de la vida y el don de la fe, para elevarlas a Dios en oración y alabanza, para poder abrazar y acompañar, para curar y levantar, para partir el pan y compartirlo con los demás. ¡Gracias, Señor!

En Costa Rica desde el año 2009

Somos Librería y distribuidora de las biblias y libros católicos

Ver Galeria